domingo, mayo 06, 2012

SIN DEPENDER DE NADIE

Creo que lo dije antes y me ratifico ahora que ha terminado esta pesadilla de última hora, si la situación de la última jornada transcurría con normalidad tendríamos una temporada más baloncesto ACB en nuestra región. En esta ocasión el partido no se jugaba en Murcia pero la posibilidad de verlo en dos canales al mismo tiempo y el seguimiento que exigía un partido de esta importancia, he vuelto a mi colaboración habitual tras los partidos de casa que supongo que mañana será publicada en La Verdad. Os dejo como siempre mi personal contribución sobre el partido, Sin Depender De Nadie, y luego os lo alargo un poco más con algunos detalles extras.



Creo que todos los que esperaban una tarde frenética de baloncesto no se equivocaron, seguir el Ucam Murcia por un lado y estar pendiente al mismo tiempo de los resultados en Alicante y Santiago no ha sido una tarea fácil. Lo más importante de la tarde es el resultado final de una victoria de prestigio en Madrid frente a un histórico del baloncesto español y al que además han enviado directamente a la Leb Oro. Todos los aficionados que viajaron a Madrid, más de 300, seguro que viajarán a Murcia más contentos que unas castañuelas tras ver un partido épico en el que supieron ir por detrás muchos minutos y esperar el momento para dar el puntillazo a un equipo que veía como los resultados que esperaban no les eran los más favorecedores para sus intereses.
Inicio impresionante de acierto en el tiro exterior de los estudiantiles que no sirvieron para poner nerviosos a los de Oscar Quintana, que no solo aguantaron ese primer tirón a base de triples sino que además terminaron ganando el cuarto gracias a la solvencia de su juego de equipo. Andrés Miso cumplió a rajatabla en su papel de base, dirigiendo y anotando con acierto en momentos difíciles, teniendo una excelente compañía en el australiano Barlow en uno de los mejores partidos que ha jugado con la camiseta del Ucam Murcia y el incansable Augustine que dominó el juego interior con facilidad asombrosa, tanto en el rebote como en la anotación cerca del aro.
Al descanso el Asefa Estudiantes parecía tomar distancias gracias a su acierto defensivo en ese momento, 49 a 42, pero solo sirvió para que el Ucam Murcia saliese mucho más motivado tras la segunda parte y poco a poco fuese acercándose para esperar su momento. Gran dirección de Oscar Quintana, muy tranquilo en todo momento, sabiendo imponer su estilo defensivo a un equipo que adolecía de saber mantener una línea que le permitiese ser mucho más sólido. Douby, como siempre imparable en el uno contra uno, anotó cuando hacía falta desatascar el ataque en los momentos más complicados y un Udoka muy implicado fueron baluartes de un equipo en el que todos ayudaron.
Buen arbitraje de la tripleta arbitral, evitando cualquier sospecha que existía en el aire, y gran victoria que nos permite estar una temporada más en ACB. Enhorabuena a todos.


Hasta aquí mi contribución a La Verdad. El resultado final en Madrid, 80 a 86, es un perfecto epílogo para una temporada que se puede dividir en dos partes y que ya será analizada en otra entrada muy específica sobre este tema. El partido se jugaba en muchos sitios al mismo tiempo y eso también influyó en el desarrollo de lo que pasó en la pista del Estudiantes, sobretodo en la recta final del mismo cuando los resultados no acompañaban para nada a los intereses de los madrileños. Para mi lo más importante fue la concentración con la que salieron los hombres de Oscar Quintana a la pista pues el inicio del equipo de Trifón Poch parecía que podían ser capaces de ganar de muchos a cualquier equipo que le pusieran delante en este partido. La paciencia para afrontar el duro inicio resultó clave para sacar adelante un encuentro donde la defensa de equipo volvió a ser clave una vez que finalizó ese momento de inspiración inicial de Granger, Lofton y Kirksay. 
Andrés Miso, jugador formado en la cantera estudiantil, resultó clave y jugó a gran nivel en la posición de base para empezar a marcar las diferencias con un equipo que no encontró nunca el equilibrio necesario para poder consolidar las ventajas que iban sacando a lo largo del partido, 59 a 48 por ejemplo a los pocos minutos del tercer cuarto. Con la vuelta de Udoka y un inconmensurable James Augustine el partido se volvió a cerrar y cuando llegaron los resultados de los últimos cuartos en Alicante y Santiago, empezaron a entrar las prisas no solo por ganar sino también por hacerlo por una ventaja de catorce puntos y eso fue el principio del fin para un Estudiantes que tenía enfrente al mejor Ucam Murcia. Douby y Barlow jugaron muy bien, para mi el australiano estuvo fantástico, y aunque Udoka no brilló como otras veces volvió a demostrar la calidad que tiene en los momentos más difíciles del partido. Los recambios, incluidos los minutos de Rejón, aportaron lo que tenían que aportar y eso era fundamental para ganar un partido como este.
Enhorabuena al equipo en general y a Oscar Quintana en especial por su excelente trabajo para recuperar a un grupo que estaba más hundido que el Titanic. También me acuerdo de sus dirigentes y de sus propietarios pues estos últimos pues ellos han hecho lo imposible por conseguir tener opciones para que Murcia tenga baloncesto de primer nivel una temporada más.

3 comentarios:

Antonio dijo...

Buenas, enhorabuena por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y que nos sigamos mutuamente.
Un enorme saludo desde http://orgullobenfiquista.blogspot.com/
http://bufandasybanderasamps.blogspot.com/

postebajo dijo...

Felipe, creo que está muy bien reconocer la gran implicación de la familia Carabante, para que en la Región sigamos disfrutando de baloncesto ACB, a Oscar Quintana y sus ayudantes, por lograr dar la vuelta a la situación del equipo, y al resto de componentes del club, comunicación, marketing, administración, servicios médicos, material, etc. Y en especial a dos hombres que han realizado un mágnifico trabajo desde la sombra, que no se ve, pero que ha sido fundamental en la salvación de la categoría, y esos han sido con nombres propios Alejandro Gómez (Dtor. Gral.) y Paco Guillem (Dtor. Dptvo.). Mi enhorabuena a todos ellos por el trabajo realizado.

Francisco dijo...

Yo creo que en definitiva, que con la permanencia gana el baloncesto de la Región y por lo tanto ganamos todos. Con permiso de postebajo, me gustaría incluir en la lista al Tito Roge. No se en que grado habrá influido, seguro que en mucho. Pero como fisio y persona doy fe de que es un crack.