jueves, diciembre 30, 2010

LÍMITE, 48 HORAS

Hace un año nos hacíamos juramentos y propósitos de que la situación cambiaría, esto no podía durar mucho más. Nos equivocamos, el cambio ha sido para peor, la situación es más oscura que hace un año y lo que parecía una crisis enmarcada en la jodida globalización y en los problemas económicos mundiales ha pasado a ser una crisis que nos hace sangra cada día que pasa, nos chupa nuestros líquidos vitales y nos va dejando sin capacidad para respirar aire limpio que oxigene nuestras mentes y nos de capacidad para afrontar con algo de dignidad todo lo que parece que queda por llegar, que el fondo, según alguna mente preclara que antes no veía ninguna crisis, ahora está muy lejos.
La Navidad, el que me conoce bien sabe que soy muy navideño, aunque suene un poco cursi, me gusta esta época del año, me encanta estar con los míos y disfrutar de estos días en los que parece que somos, aunque sea en apariencia, un poco más buenos. Como decía, la navidad y todo lo que conlleva, ese aire de felicidad y de regalos, también ha pasado por el aro de la crisis que nos envuelve, son los problemas de englobar nuestra vida dentro de unos parámetros que a día de hoy nos carcomen y nos siguen haciendo la puñeta. Que le vamos a hacer.
He notado que hasta me cuesta mantener mi palabra con las que cosas que escribo. Igual que un día dije que no escribiría nada más de los majaderos comentarios técnicos de la 7, también me había hecho firme propósito, además de juramentarme seriamente, de que no hablaría más de la crisis económica, pero es imposible, completamente imposible. Esta situación nos va minando poco a poco en todos los aspectos, incluso los deportivos e inevocablemente los relacionados con nuestro baloncesto más local y regional, se perdieron los pasos intermedios posibles que podían ultimar la formación de nuestros jugadores más jóvenes y ahora, tras el club de Leb Oro, solo nos queda esa primera división que en muchos casos es un cementerio de elefantes, sin querer desmerecer a nadie pues me encanta ver jugar, y bien además, a tantísimos jugadores muy por encima de la treintena.

El basket de la Leb Oro ha traído otra victoria antes de que finalizara el año al Palacio de Deportes. El Adepal ha sido más rival de lo que dice el resultado final, 73 a 62, pero ganar con tan pocos recursos ofensivos es muy complicado frente a un equipo que tiene a jugadores como Faverani y Pedro Robles, no necesitaron más los locales, en esta flojita Leb Oro 2010-2011. El Adepal es un equipo con veteranos venidos a menos, Ward, Virgil y Corrales por ejemplo, pero que cuenta con poquitos recursos de buen nivel, Frutos y el USA comunitario Wachsmann. Solo con trabajo y dureza pusieron emoción casi todo el partido.
Para los que me leen desde Tenerife decir que Nacho Guigou no lo hizo nada mal en los 18 minutos que estuvo en la pista. Pero tengo que decir que nunca jugó de base, su puesto natural, pues entre Álvaro Frutos y Corrales se repartieron los minutos de dirección del juego. Tiró bien de fuera con dos triples anotados y tuvo que lidiar minutos en defensa con Pedro Robles. Es muy importante jugar, pero en este caso, por su físico y formación, debería jugar en su posición natural de director de juego.

Creo, de
verdad, que es la competición más endeble de las que recuerdo en la segunda categoría del baloncesto español. He tenido la suerte de vivir tres ascensos a la ACB, no dos amigo Javier, como entrenador del Murcia en diferentes épocas y creo que nunca existió tanta diferencia entre el nivel de los unos y los otros. En las últimas temporadas del Cai de Zaragoza en Leb, los maños solían ser superiores a casi todo el mundo, pero luego solía haber un grupo más o menos amplio de luchadores por la segunda plaza. Hoy, en esta temporada, el Obradoiro parece destacado del resto y luego el CB Murcia está un peldaño por encima de un grupo escaso de aspirantes, Burgos, León y Cáceres, el resto, salvo sorpresas y resultados puntuales, están claramente por debajo.

Hoy jueves 30 de diciembre, a menos de 48 horas del nuevo año, la mayoría de las selecciones terminaremos nuestra recta final de entrenos de cara a lo que nos viene encima la próxima semana. Creo que no debemos olvidar, todos, que estos entrenamientos que hacemos son con chicos y chicas en edad infantil y cadete, que la capacidad para acumular información a desarrollar es la justa y necesaria. Debemos tratar de disfrutar de la experiencia, convivencia, entrenamientos y partidos, que luego seguro que nos vendrá muy bien para ser un poco mejores. Tengo ganas de que llegue el día 4 de enero y nos pongamos a jugar, todos los equipos, y ver la cara que se nos pone a unos y a otros. Han sido muchos entrenamientos, más que nunca, y eso no es sinónimo de conseguir grandes resultados, solo es trabajo acumulado, experiencias vividas e ilusiones renovadas. Esto, las selecciones autonómicas, no es ni el principio ni el fin de muchos jugadores y jugadoras que se han quedado en el camino, es una fase más en el aprendizaje que algunos disfrutarán y otros no, el haber estado y jugado está muy bien, pero seguro que alguno al que no le ha tocado vivir esta experiencia, el día de mañana nos demostrará que le ha servido para trabajar más duro y ser de los mejores, no tengo ninguna duda.


Michelle Branch con Carlos Santana y su The Game of Love es un buen final para esta entrada que supongo será la última del año. No creo que mañana tenga muchas ganas de escribir, pero por si acaso, solo digo que supongo.

2 comentarios:

Javier Moñino dijo...

Correcto, no era mi intención quitarte un ascenso. No sé por qué la mente me jugó una mala pasada y pensé que teníamos tres ascensos y no cuatro... teniendo claro que son todos tuyos menos el de Hussein, pues en la resta te dejé con dos en lugar de con tres que son los que te corresponden.

Por cierto, yo creo que en el segundo ascenso... tanto tuyo como del CB Murcia sí que había una gran diferencia entre los mejores equipos y el resto... o al menos eso me parece a mí.Temporada 97/98 si no recuerdo mal. Pero claro... eso ya es una opinión.

José Felipe Coello Fariña dijo...

Javier, Feliz Año 2011, que todo sea bueno para ti y los tuyos.
Tres ascensos, es verdad, tres temporadas extraordinarias que terminaron en ACB. Fue un orgullo trabajar con aquellos jugadores.

Estoy aboslutamente de acuerdo contigo, ese 2º ascenso con Tony Smith y Ramón Moya como baluartes principales, fue relativamente sencillo, terminamos detras del Fuenla y luego les ganamos en la Final para ser Campeones tras ganar el ascenso en Tenerife por un claro 3 a 0.
Fue una temporada muy especial, es la única de los 3 ascensos que empecé desde la pretemporada y el trabajo con Marcos Molina, 2º entrenador y preparador físico, fue fantástico. Pero nuestro juego y el del Fuenla de Perasovic estuvo muy por encima del resto de los equipos.

Lo dicho, Feliz 2011.