martes, enero 10, 2012

VALLADOLID 2012, A CORAZÓN ABIERTO.

Una vez inmerso en la rutina del día a día, sin fiestas por medio y sin baloncesto un día y al otro también, me debo poner al día en varias cosas que considero importantes que han sucedido a lo largo de ese viaje a Valladolid y todo lo concerniente al mismo. Este año nos tocó un excelente Jefe de Grupo designado por la Comunidad Autónoma, Ángel J. Martínez, un chaval muy joven y muy preparado que se implicó mucho en todo lo concerniente a la competición, viajes a los pabellones y partidos, haciendo que todo fuera mucho más sencillo para los responsables de equipos.
Para seguir por orden hay que decir que hicimos todos los viajes con la empresa de Autobuses Belmonte de Cartagena y tanto Antonio como Juan, los dos conductores que viajaron con nosotros, hicieron un trabajo espléndido desde el primer día hasta el último, se movieron muy rápido en la ciudad y los desplazamientos a los pabellones se hicieron muy llevaderos. Gracias a los dos por su paciencia con los chicos, chicas y sobretodo con los entrenadores que a veces somos muy pesados.
Además de los técnicos por equipo, un total de 14 incluyendo a Eugenio Alcaraz, con nosotros también viajaron los fisioterapeutas Jorge Azuar y Cristina, ambos de la Clínica de Fisioterapia San Basilio que tiene formalizado un convenio de colaboración con la Federación y que trabajaron de lo lindo en estos días. Creo que salvo los cadetes masculinos, con resfriados de todos los gustos para casi todo el grupo, tuvieron que trabajar de lo lindo en aspectos puros de fisioterapia con todos los equipos debido a la sobrecarga de partidos en tan poco tiempo. Tanto Jorge, un tío grande que todavía juega a baloncesto en la Liga de Veteranos, como Cristina parecían que habían estado toda la preparación con los grupos por su calidad humana y grado de implicación. Un sobresaliente para ambos por su dedicación y cariño con todos los chicos y chicas que tuvieron que tratar estos días, ellos seguro que no se olvidarán.
Salvo el primer día que nos tocó entrenar a todos en la misma pista, un coqueto pabellón de barrio en el Centro Deportivo Río Esgueva, cada día era un plan diferente para cada grupo pues se jugaba uno o dos partidos el mismo día y la planificación dependía muchas veces de los resultados que ibas cosechando. La sesión de entrenamientos nos permitió ir a todos al mismo sitio, entrenar un poco para recordar detalles tácticos y estirar tras las las casi nueve horas de viaje con paradas incluidas. Tengo que decir que el ambiente vivido con todos los equipos, entrenadores, delegados, fisios, conductores... desde la salida hasta la llegada ha sido excelente en todos los aspectos y el comportamiento en el Hotel Olid Meliá donde nos alojamos ha sido el mejor de los últimos cuatro años en lo que llevo viajando con estas selecciones autonómicas.

Empiezo por las selecciones femeninas, por pura educación y aquello tan bonito de las damas primero. El Infantil femenino estaba dirigido por Diego Martínez Vélez con la ayuda de José Raúl Campos y Laura Fernández Corbalán, y estrenaron su participación el día 3 a primera hora de la mañana con una derrota muy dura frente a un equipo como Extremadura que era claramente superior al nuestro, al final 34 a 74, y por la tarde, sin apenas tiempo para descansar, su segundo partido con Ceuta, al que se le ganó por KO con un concluyente 17 a 68.
Una vez jugado sus dos partidos de grupo el mismo día de inicio les tocó jugar con Castilla La Mancha el día 4 por la tarde para empezar los cruces del 13º al 16º y en un partido muy apretado que se decidió al final, 58 a 53 para las castellano manchegas.
Tras descansar el día 5 se jugaron el puesto 15º frente a La Rioja el Día de Reyes y estos fueron buenos con las nuestras y nos dejaron una victoria por la mínima, 61 a 60, tras remontar un mal primer cuarto en donde nos ganaban por 6 a 23. Los puntos de Andrea Ros y Sara Puentes, más la aportación en puntos y rebotes de la jugadora del Marme, Anabel Sánchez, que además anotó la canasta definitiva, fueron lo más destacado de un grupo muy compacto donde habían bastantes jugadoras de primer año. Con este 15º puesto se iguala la posición del 2011 en Córdoba y estamos lejos del 11º puesto del 2010 en Zaragoza.
Canarias se proclamó Campeona de España de esta categoría ganando 62 a 58 en la final a un sorprendente País Vasco que se impuso a otras selecciones de mayor tradición en esta categoría.

En cadetes femeninos estuvimos muy cerca de la proeza y se nos escapó de las manos cuando creíamos que teníamos el ascenso casi conseguido. Las que entrenaba Josema Castro Belmonte con la ayuda de Félix Laporta, Rebeca García e Isma Martínez, empezaron la competición muy pronto el día 3 jugando un durísimo partido frente a Cantabria que se resolvió al final con victoria para las nuestras por 53 a 57. Al día siguiente y también a primera hora de la mañana nos jugábamos el pase para luchar por el ascenso frente a Castilla La Mancha y las nuestras ganaron sin grandes dificultades por un claro 73 a 40 donde Ana Begoña Calvo y Sara Haelnet junto a Patricia Pelegrín fueron de las más destacadas. Esa misma tarde del día 4 se jugaron el ascenso frente a Madrid, que por cierto terminó 4ª en el Campeonato, y tras ir muchos minutos por delante en el marcador con ventajas claras y llegar a 5 minutos del final con una desventaja de solo dos puntos, 53 a 51, las madrileñas nos ganaron un partido que podía haber terminado justamente al contrario con un 67 a 56 que habla a las claras de como se desarrolló el encuentro.
Otra vez Patricia Pelegrín, Ana Begoña Calvo, Sara Haelnet más la dirección y los puntos de Isa Latorre junto al trabajo de sus compañeras estuvieron muy cerca del ascenso. Tras la derrota frente a las madrileñas a las nuestras les toco jugar del 9º al 12º y teniendo el primer cruce con la Comunidad Valenciana que venía del Grupo Especial. Partido excelente de las de Josema Castro que se pusieron por delante desde el principio y ganaron con solvencia a las valencianas por 46 a 58 en un partido que llegaron a ir ganando de 17 al final del tercer cuarto por 26 a 43. Gran partido, otra vez, de Patricia Pelegrín con 18 puntos y 11 rebotes que además contó con la colaboración de las cartageneras Sara Haelnet y Carolina Palacios, dentro de la buena tónica de todo el grupo. Al final se terminó en 10ª posición al perder con Navarra el último partido tras ir ganando muchos minutos y en los que las navarras estuvieron más acertada en el tramo final que con un empate a 53 en el marcador endosaron un 61 a 53 definitivo. En esta ocasión Sara Haelnet y Marta Ortín fueron las más destacadas de un equipo que llegó muy cansado a la recta final de la competición. Se mejoró un puesto con respecto al año pasado donde fueron 11ª en Córdoba y se dieron unas sensaciones muy positivas de un grupo competitivo muy interesante donde repiten 4 jugadoras el año que viene.
Las anfitrionas de Castilla y León fueron las Campeonas de España haciendo un increíble torneo y ganando en la final con mucha autoridad al País Vasco, 55 a 75, tras dejar en el camino a selecciones como Cataluña por un claro 63 a 42. Canarias estuvo lejos de los primeros puestos y terminó 7ª tras ser las campeonas del año pasado.

Los infantiles masculinos que entrenaba y dirigía Sergio Manrique de Lara Sanz con la ayuda de Fernando Hernández Hurtado y Jesús Salado tuvieron un inicio bastante plácido al jugar en un grupo de dos, igual que los cadetes masculinos, frente a Ceuta y buscar contra ellos el pase para jugar por el ascenso. El primer partido, el día 3, se cerró el acta muy pronto con un 53 a 3 y al día siguiente más de lo mismo con un 62 a 11 a los pocos minutos del 2º cuarto. Tras estas dos victorias tocaba el reto de jugar esa misma tarde del día 4 frente a Islas Baleares por el ascenso al grupo especial. Un mal inicio, 6 a 23 al final del primer cuarto, frente a los insulares condicionó el partido y Baleares se llevó una victoria sin paliativos por 46 a 8o donde el archenero Fran Ibánez y los jugadores del Ucam Murcia Dani Serrano y Albero Aller habían competido a buen nivel.
El día 5 de enero les tocó jugar con Galicia en la lucha del 9º al 12º y los gallegos que descendían del grupo especial nos ganaron por 88 a 66 con un arbitraje bastante controvertido. Alberto Aller, principalmente, junto a Emilio Martínez y Dani Serrano fueron los mejores en un partido que se puso muy cuesta arriba por culpa de aspectos poco relacionados con el baloncesto. Al final se logró la victoria para conseguir el puesto 11º frente a los locales de Castilla y León en su último partido. Otra vez Alberto Aller, 31 de valoración, más Dani Serrano, Iván Suárez y Fran Ibáñez, fueron sus mejores en una victoria, 71 a 77, donde solo se sufrió en el primer cuarto.
Al final se terminó en el puesto 11º, dos por debajo del 9º del año pasado en Córdoba, y uno por encima del 12º de Zaragoza. Andalucía fue Campeón de España ganando a Madrid 64 a 66 y Baleares, que nos dejó fuera del ascenso, ganó el tercer puesto al vencer a Cataluña 55 a 57.

De los cadetes masculinos decir poco más de lo puesto hasta el momento. Buena química en general para un grupo amplio de jugadores del 96 donde repetían bastantes de su promoción en infantiles, Rodrigo Escolano, Guille González, Carlos Rodríguez, Alejandro García, Josema Virtus y Edu Sánchez, y donde llegaban algunos de este año que para ellos era su primera experiencia en selecciones con las canastas grandes, Juan Toledo, Alberto Costa y Gonzalo García que había cogido el testigo de su hermano Álvaro en infantiles en Zaragoza. A esos jugadores del 96 se le sumaban tres jugadores del 97, Juan Oliva, Javi Pérez y Juan Almagro, que han competido muy bien aunque Juan Almagro ha disputado menos minutos. Esa foto de la derecha es tras el último partido donde ganamos a la selección de Aragón y fue nuestro pequeño homenaje a José Ángel Martín de Francisco (QEPD), Morty para el baloncesto, que jugo en Murcia en el Juver hace muchos años y fue uno de los artífices del primer ascenso. Su foto está justo detrás de nosotros.
En los dos primeros partidos se rotó mucho frente a Cantabria y luego los minutos han ido repartiéndose según los partidos y el discurrir del marcador. Hemos tenido problemillas de resfriados y de cansancio en la recta final pero sinceramente creo que igual que hemos terminado 7º podíamos haber alcanzado el 5º puesto. Siempre hemos defendido en individual, hemos presionado en toda la pista a todos, más pequeños o más grandes y hemos seguido nuestra hoja de ruta marcada y donde el carácter de los jugadores lo ha hecho todo mucho más fácil. Hemos tenido un gran ambiente de compañerismo en todo el grupo y creo que todos, sin excepciones, se lo han pasado muy bien entrenando, jugando, adquiriendo experiencias y lo más importante, divirtiéndose.

Nuestro equipo tenía altura para competir y solo las diferencias físicas en torno a la formación de unos jugadores extranjeros, caso del País Vasco o Galicia, nos dejó fuera de la lucha por el título primero y por el 5º puesto después. Aunque tengo claro que a día de hoy esta es una situación que cada vez se verá más, antes era solo Canarias quien aportaba 2 0 3 jugadores africanos por encima de los dos metros y con unos físicos más que interesantes y ahora si nos ponemos a ver las estadísticas de las selecciones punteras nos encontramos que Andalucía, por ejemplo, Campeón de España, tienen un africano del 97 con 2.02 y más de 90 kilos, Judicael Belemene que fue el jugador más destacado de la final con 12 puntos, 11 rebotes y 21 de valoración. Además con el también juega Domantas Sabonis, hijo del mítico Sabonis, que con 2.00 metros es otra de las piezas importantes del Unicaja de Málaga en esta Selección.
En la lucha por el tercer puesto entre vascos y madrileños estaban el brasileño Daniel Bordignon, que ya juega en liga EBA, el base croata Sandro Gagic, ambos jugadores del Caja Laboral por la selección de Euskadi y Gracin Bakunmanya, un pívot africano muy grande, con la de Madrid. Entre los dos de Euskadi sumaron 46 puntos, 24 rebotes y 75 de valoración, el pívot de Madrid se quedó en "solo" 8 puntos y 12 rebotes para sumar 21 de valoración.
En el 5º puesto terminó Galicia al ganar a Canarias con cierta claridad tras un primer cuarto en el que pasaron por encima de los canarios. Con nosotros, los gallegos, perdían de 19 puntos en el minuto 15 cuando se refugiaron en una zona 2-3 montada sobre sus torres y la mantuvieron hasta el final aguantados por nuestros errores en el tiro libre.
En este partido por la quinta plaza estaban en la pista Gullit Mukendi y Milo Vukcevic por los gallegos y Bassirou Gueye y Bruno Diatta por los canarios, como se puede ver una auténtica maleza de jugadores de color o del este de Europa que vienen cada vez antes a nuestro baloncesto buscando abrirse un hueco en el baloncesto profesional a los pocos años.
Por cierto que en los gallegos me parecieron muy buenos jugadores para su edad el base gallego Brais Gago y el polivalente jugador del 97 Jonathan Barreiro.
Está claro que si esos jugadores extranjeros están en sus clubes de formación es lógico que puedan ir y jugar con las selecciones de turno, si dijera lo contrario mentiría, pues esos chicos tienen el mismo derecho que el resto. En nuestra región el perfil del inmigrante es diferente y es muy difícil encontrar chicos muy grandes, si no se traen expresamente para ello, que se puedan sumar a estos proyectos, por lo que nos toca seguir trabajando y arrimando el hombro para jugar lo mejor posible.

Por último comentar que en este campeonato he podido saludar a amigos de otros tiempos y además he tenido la suerte de poder estar un rato con dos personas a las que aprecio mucho y que en un momento de mi vida profesional me han ayudado mucho.
Me refiero a Paco García Álvarez y a Gonzalo Rodríguez Palmeiro, que curiosamente fueron mi primer y mi último ayudante en el baloncesto profesional que he desarrollado en Murcia. Paco se acercó primero a vernos un rato frente al País Vasco y luego estuvo en el hotel con toda su familia la última noche en Valladolid. Paco empezó muy pronto en el baloncesto y su primera salida al baloncesto profesional, siendo todavía muy joven, fue a Murcia para ser mi ayudante y trabajar en aquella cantera que ya habíamos desvinculado de Maristas. Paco García hoy es un entrenador reconocido a nivel internacional, hace unos meses además fue seleccionador de la República de Centroáfrica en los Juegos Africanos del 2011. A Paco lo acompañaron su mujer y sus dos hijas, Celia y Clara, la mayor Celia ya juega en Liga Femenina 2 siendo junior de primer año y creo que ésta tiene la misma pasión por el baloncesto que brillaba en los ojos de Paco cuando lo conocí en el Europeo de Atenas en el verano de 1987. Pasé un buen rato con todos ellos y seguro que pronto estará entrenando, hemos tenido grandes batallas deportivas y se que es un excelente entrenador.

También saludé a Gonzalo Rodríguez, mi ayudante en el Balneario de Archena y ahora segundo entrenador del Obradoiro Blusens en liga ACB con Moncho Fernández. Gonzalo se acercó hasta Valladolid para saludar a su novia, Leti Fernández, que es la fisioterapeuta de las selecciones gallegas. Gracias a coincidir en el hotel con los gallegos y al tener Leti muy buen relación con los técnicos de nuestras selecciones femeninas el encuentro fue mucho más fácil. Creo que las campanas de boda tocarán rápidamente y me alegro mucho pues me parece que Gonzalo está muy centrado y ella me pareció simplemente estupenda en todos los sentidos. El recordar los buenos momentos que vivimos juntos en Archena creo que era una buena terapia para pasar página de otras cosas que ya no vienen a cuento. Me alegra mucho de que les vaya tan bien.

Para terminar esta entrada un temazo del más mítico grupo de Valladolid, Celtas Cortos. La canción No Nos Podrán Parar viene perfecta para decir que seguiremos trabajando, luchando y con ganas de mejorar por nuestro baloncesto, aunque siempre existan voces disonantes que nunca estén completamente satisfechos con el trabajo realizado. Como le he dicho a estos chicos en Valladolid, vamos a salir ahí fuera y vamos a disfrutar de lo que hacemos.

1 comentario:

angeldeportes dijo...

Excelente Crónica de como fue el campeonato. Todas las personas que has nombrado en el post debemos darte las Gracias, con tu ilusión, experiencia y carácter enriqueces a las personas que te rodean, dentro y fuera de la cancha de Baloncesto. Gracias Felipe.