miércoles, diciembre 28, 2011

ROMPER LA RACHA PARA CRECER

Como es la última entrada del año en torno al tema de los partidos del Ucam Murcia de la presente temporada en ACB y de mis comentarios en el diario La Verdad, ésta la haré de forma diferente. Al finalizar el partido era muy tarde para enviar mi comentario y quedé con Cesar Granero, responsable de mis colaboraciones en este medio, que se lo enviaría en el día de hoy para que se publique mañana. Como para los lectores de mi bitácora mañana será un poco tarde lo que voy a tratar es de ampliar esa colaboración en la medida de aportar más cosas que creo se pueden considerar interesantes. Aspectos que a lo mejor puestos en un periódico de la tirada de La Verdad podrían, y no están escritos con ese ánimo, molestar a más de uno y está claro que ese no es el motivo de estas colaboraciones.

Romper una racha negativa no es fácil y más si algunos se empeñan en que las cosas sean como ellos quieran sin tener en cuenta el trabajo y el sacrificio de los actores principales de la película, los jugadores para ser más exactos. Cuando empezó el partido frente al Estudiantes y a las dos primeras faltas que cayeron al Ucam Murcia en Blagota Sekulic y James Augustine se sumó la primera advertencia al banquillo de Luis Guil,me dije que la situación no iba a ser un camino de rosas. Pese a todo ello,a las faltas rápidas de los mejores argumentos interiores, el equipo no se descompuso y terminó por delante en el primer cuarto gracias al dominio del juego interior. Andrés Miso empezó tirando con mucho espacio y poco acierto, aspecto que creo condicionó su rendimiento ofensivo hasta el final del encuentro.
En el Asefa Estudiantes no encontraron la llave para jugar con cierto equilibrio y solo los puntos de Yannick Driesen contrarrestaron la facilidad de anotación de Blagota Sekulic al que Germán Gabriel no podía parar en ningún momento.
En el segundo cuarto, la rotación en la dirección coincidió con algún cambio algo inesperado y los estudiantiles se metieron de lleno en el partido gracias al acierto de Luis Flores y un Germán Gabriel que empezaba a dominar cerca del aro. Algunos errores de esos a los que estamos acostumbrados, mala defensa de los bloqueos directos, permitió a los madrileños escaparse en el marcador, 36 a 44, y meter el miedo en el cuerpo a casi todos los que estábamos en el Palacio de Deportes de Murcia. Jordi Grimau, Franch y Matt Walsh compensaron la falta de puntos de Andrés Miso y lograron volver a meter a los locales en el partido al llegar al descanso, 44 a 47. A Marko Popovic no dio tiempo a verlo, no llegó a dos minutos en la cancha, y no parece que Luis Guil vaya a contar mucho con él en el futuro o esa es la impresión que yo me llevé de la rotación posterior de Josep Franch.
Tras el descanso el equipo salió muy concentrado en defensa y le dio la vuelta al marcador de forma rápida y apoyados en que se sumaban puntos desde muchos sitios diferentes. Los errores en el tiro de Antoine Wright facilitaron mucho más las cosas y David Barlow se sumaba al grupo de anotadores locales para abrir las ventajas y cambiar las caras de los aficionados gracias a un parcial de 23 a 11 que parecía el paso definitivo para ganar. El Ucam Murcia se puso por delante, 67 a 58, y ya había cuatro jugadores locales por encima de los 10 puntos, mientras que solo Luis Flores y Germán Gabriel estaban al nivel esperado por un equipo del nivel y de la tradición del Estudiantes.
En la recta final y tras llegar a ponerse 12 puntos arriba, 73 a 61, una zona 3-2 ordenada por Pepu Hernández y los errores finales a los que empezamos a estar acostumbrados permitió al Estudiantes ponerse a un solo punto, 76 a 75, cuando quedaban cuatro minutos y el miedo escénico volvía a atenazar de forma evidente al cerebro del Ucam Murcia.
En ese momento los errores en el tiro exterior se solventaron con garra y el talento ofensivo de Jordi Grimau y Walsh que permitió anotar con cierta facilidad para rematar con un 12 a 0 y poner ese 88 a 75 definitivo que rompe una racha negativa y permite terminar el año fuera de los puestos de descenso y con el pensamiento de ir a sumar otra victoria en Manresa el próximo jueves 4 de enero.
Es muy difícil perder un partido cuando 5 jugadores anotan por encima de los doce puntos y en el equipo rival, que terminó con un 59% en el tiro de 3 puntos, no aciertan a controlar el flujo ofensivo con el que jugaron los de Luis Guil una vez que se pusieron las pilas en el aspecto defensivo. Me gustó mucho el juego de Matt Walsh, sin ser un especialista en el tiro tiene gran capacidad para anotar y crear peligro tras el bote, además de él Sekulic jugó un partido muy completo y Jordi Grimau es un jugador que ahora mismo está al alza y su aportación ofensiva, en casa al menos, es fundamental. Por contra el juego de Josep Franch debe asentarse en algunos aspectos muy importantes como son la lectura correcta de las situaciones finales teniendo en cuenta el cronómetro y el marcador, ayer se volvió a perder en unos momentos fundamentales y el equipo lo acusó de forma alarmante.
Fijarse que prefiero no escribir muy a fondo del arbitraje y de lo que me pareció el trabajo de los árbitros. Solo decir que Pérez Niz, árbitro canario, hizo un excelente trabajo porque apenas se hizo notar en un partido en el que sus compañeros, Martín Bertrán y Peruga, se vieron mucho más de lo necesario.

Hoy, día siguiente al de los Santos Inocentes, hemos seguido con nuestra preparación para llegar en la mejor forma posible a Valladolid la semana próxima. Los cadetes masculinos volvieron a jugar esta mañana y dos equipos juniors diferentes del Lucentum alicantino fueron sus rivales en San Javier. La mejor noticia es que hemos recuperado a todos los lesionados y enfermos, aunque alguno todavía no jugó esta mañana por precaución, y mañana terminaremos nuestros entrenamientos. En San Javier hemos jugado dos tiempos muy diferentes, en la primera parte el Lucentum jugó con su junior autonómico, el más fuerte de los dos, y al descanso nos ganaban con cierta claridad, nos sacaban de 17 puntos aprovechando las diferencias físicas existentes. Tras el descanso nos recompusimos para remontar la desventaja frente a su junior de liga preferente y pudimos ganar al final del partido pero erramos dos tiros libres a falta de 2 segundos y tuvimos que jugar una prórroga donde terminamos ganando por 80 a 69. El resto de selecciones siguen jugando amistosos y entrenando a buen nivel, espero que ese trabajo quede reflejado en los resultados de ese Campeonato de España que jugaremos desde el día 3 de enero en Valladolid.

Un vídeo de máxima actualidad que es un resumen muy completo del 2011, World Searched con Google´s 2011 Zeitgeist. La música es una canción de Mat Kearney que se llama Sooner o Later. Espero que os guste.

1 comentario:

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Feliz Año, Felipe.
Tiene arreglo lo de UCAM?