lunes, enero 23, 2006

ACB (92-94)

Tras una temporada tranquila en muchos aspectos, llegamos a la temporada 92-93, yo pensaba que iba a entrenar esa temporada pero en el club se decidió apostarpor Iñaki Iriarte (en la foto de la izquierda), “Iri” era y es un buen amigo al que conocía desde hacía muchísimos años, y me volvió a tocar jugar a dirigir un poco el club en el lado deportivo. Tratamos de mantener un poco el bloque del año anterior pero Iri pretendía un equipo más joven y físico para implantar su filosofía de trabajo y juego. Se apostó por jugadores nuevos en la liga en el capítulo de extranjeros, un riesgo demasiado grande para una liga que cambiaba en muchas cosas, la más importante se pasaba de dos a tres extranjeros por equipo.
Melvin Cheatum, de la Universidad de Alabama y tras jugar a un gran nivel en Grecia era la apuesta segura, Elbert Rogers un ala pívot de dos metros recién salido de la Universidad de Alabama Birmingham (UAB) y Mark Bradtke (en la foto de la derecha), un 2,10 australiano que tenía amplia experiencia internacional con su selección y que luego más tarde jugaría en los Sixers de la NBA, completaron el trío de extranjeros.
Llegaron Iñiguez, un vitoriano al que conocía muy bien el entrenador, para darle minutos de descanso a Nacho Suárez y Santi Abad, uno de los proyectos más importantes de jugador nacional en ese momento, había jugado la temporada anterior en elTaugres de Vitoria y era otro jugador por el que el entrenador apostó de manera clara. Nacho Suárez, Edu Clavero, Paco Martín y Julio Torres quedaban del año anterior, a ellos se les unía desde la cantera los jóvenes Benjamín Martínez, Gustavo Pallares y Ramón Moya, entre otros.
En la foto de abajo están: De pie, Santi Abad, Elbert Rogers, Mark Bradtke, Julio Torres, Melvin Cheatum y Ramón Moya. De rodillas, Paco Martín, Edu Clavero, Nacho Suarez, Iñiguez, Benjamín Martínez y Gustavo Pallares.
La pretemporada fue muy irregular y el inicio de la competición, con un calendario muy duro, catastrófico. El ambiente dentro del vestuario no era nada fácil y la pérdida de confianza de los nacionales en los extranjeros era evidente. Iriarte después de una derrota muy dura en Vitoria frente al Taugres en la 3ªjornada y caer en casa en la 4ª jornada con el Natwest Zaragoza de manera clara, presenta la dimisión de manera irrevocable y se marchó para su casa. Quizás lo más anecdótico de todo fue que su marcha coincidió con la vuelta de McPherson por Rogers, cambio que solicitó el entrenador y que ante la poca aportación del joven jugador americano todos vimos bien, aunque evidentementeel juego de Ralph era muy similar al de Melvin Cheatum. Nuevamente me tocaba bailar con un equipo difícil y con el que además, no veía nada clara la situación. Tras caer en casa con el Joventut logramos la primera victoria de la temporada en la jornada 6ª en Ferrol frente al OAR de manera clara 63-86, parecía que veíamos una luz. Pero no salió casi nada bien, perdimos muchos partidos de manera muy justa, Santi Abad salió del equipo y Bradtke, con contrato temporal hasta Navidad, dejó su puesto a Marcus Kennedy, un pívot que venía con los mejores números de la CBA y que no hizo nada bien en Murcia. Quique Villalobos, en la foto de abajo a la derecha, llegó para completar los aleros. Tras dirigir 16 jornadas con un balance de 4 victoria y 12 derrotas dejé el equipo tras caer de forma estrepitosa en Girona por 101-64 y presentar la dimisión.
En ese momento volví a recomendar a Moncho Monsalve como entrenador, frente a la opinión de un sector importante de la directiva.
Moncho tampoco encontró la fórmula mágica para salir del atolladero y tras 11 jornadas con 3 victorias, el equipo se jugaba la permanencia frente al Huesca con desventaja de campo.

La experiencia había sido mala, muy mala. Una parte muy específica de la prensa de Murcia cargó duramente contra mí durante este tiempo y después de Navidades decidí viajar a USA durante casi un mes. Viajé con mi mujer y aproveché para ver partidos de NBA y NCAA en Los Angeles además de hacer mucho turismo. Gracias a Regino L. Olivares, hoy uno de los agentes más importantes del baloncesto europeo, que empezaba en el mundo del baloncesto y vivía por aquellos tiempos en Los Angeles, vimos jugar a los Lakers y a los Clippers sentados muy cerquita del campo, además de ver jugar a UCLA o a Southern California en sus partidos en casa. Como anécdota, recuerdo que vimos jugar a Jasson Kidd, hoy figura de la NBA, con su Universidad, la de California, frente a UCLA en su primer año universitario en un partido donde dio una exhibición increíble.
Mientras tanto en Murcia, Moncho realizó numerosos cambios en el equipo buscando encontrar el equilibrio necesario para afrontar la recta final de la competición. Llegaron Wayne Tinkle, Brian Quinnett como recambios de Kennedy yMcPherson, aunque al llegar el play off por el descenso McPherson volvió al equipo en el puesto de Melvin Cheatum. Solo se ganó un partido en Murcia y el Huesca salvó el play off en el cuarto partido jugado en el príncipe de Asturias.
El descenso no se consumó pues los equipos, Bilbao y Guadalajara si mal no recuerdo, que ganaron el ascenso desde la Primera B no cumplieron los requisitos necesarios para tener su plaza en ACB.
Yo volví a EEUU para estar casi un mes viajando y viendo partidos de la CBA junto a Regino L. Olivares, una gran desconocida en ese momento para muchos entrenadores, descubrí, porqué no los conocía en ese momento, grandes jugadores que luego jugaron a gran nivel en Europa, David Rivers por ejemplo, o jugaron en Murcia a gran nivel como Bobby Martin, Duane Washington o Jim Thomas. Sin duda una gran experiencia en todos los aspectos, jugadores, aeropuertos (muchos aeropuertos), canchas, organización de clubes...
De cara a la temporada siguiente, 93-94, se fichó a Oleart muy pronto, recuerdo que su agente Lorenzo Alocen, un auténtico histórico del baloncesto español, terminó su contratación en Murcia muy rápidamente. Con un presupuesto muy justo se intentaba buscar la permanencia en la última temporada en el Príncipe de Asturias.Oleart fichó como jugador importante a uno de los mejores profesionales que han pasado por Murcia, John Ebeling, y sobre él se construyó el equipo. Buscábamos un base de garantías y tras intentar fichar a Rivers y Washington se fichó a Jim Thomas, un veterano que ejercía de jugador-2º entrenador en la CBA, donde lo había visto jugar unos meses antes, con los Omaha Racers. Jim había sido una figura universitaria en Indiana y más tarde había jugado con los Pacers en la NBA. Para completar el trío de extranjeros vino un rookie de la Universidad de Virginia, Tedd Jeffries, al que había visto jugar en el PIT (Portsmouth Invitational Tournament) en abril ese año, antes de ver los partidos de la CBA.
Con ellos llegaron, Edu Santos, en la foto de la izquierda, Jordi Grau y Juan Rosa. Junto a ellos solo quedaba Paco Martín de la temporada anterior, siempre un ejemplo para los más jóvenes, y se le daba paso a Braulio Arias, que había jugado en La Orotava la temporada anterior, y empezaban a enseñarse jugadores como Ramón Moya, Gustavo Pallarés y Jordi Molina.
El trabajo de cantera, que en ese momento llevábamos entre Domingo Hernández y yo, empezaba a dar sus frutos y el equipo que teníamos en 2ª División Nacional, el Navemar Náutica, entrenado por Domingo nutría al primer equipo de jugadores para el trabajo diario sin problemas.
Luego se fichó a José María Pedrera, un alero alto con buen tiro y un poco más tarde, Carlos Dicenta, en la foto de la derecha, sustituyó a Braulio, que volvió a Primera B para jugar en Alcalá, más tarde cuando llegaba el play off por la permanencia se fichó a Quini García (en la foto de la izquierda), un buen amigo que hoy todavía está en Murcia y al que además aprovecho para felicitarlo junto a su mujer Miriam por su más que reciente paternidad, en el puesto de pívot Tedd Jeffries, con problemas de salud, dejósu puesto a Darren Morningstar.

A pesar de que los resultados no fueron muy buenos y el equipo estaba clasificado para jugar el descenso, la entrega del grupo durante toda la temporada fue enorme y la respuesta del Príncipe de Asturias, la afición, tremenda. Se remontó un 2-0 con el Forum de Valladolid, que entrenaba Monsalve y que tenía de figuras a Oscar Schmidt y Fetissov, tras perder uno de los partidos de manera injusta en Valladolid se llegó a Murcia donde se ganaron los dos partidos y se forzaba el quinto en Valladolid. El trabajo defensivo de Quini sobre Oscar y la anotación de Ebeling junto al trabajo de hombres como Thomas, Paco Martín, Dicenta, Grau, Rosa, y Morningstar fueron suficientes para lograr la permanencia en el 5º partido, 70 – 76, con un pabellón de Pisuerga lleno de murcianos que se habían desplazado en autobuses que había puesto el club para el 5º partido.

Yo durante esta temporada entrené al equipo juvenil, última temporada de esta categoría, con un gran equipo donde jugadores como Salva Costa, Carlos Peñafiel, Vicente Moreno, Corbalan, Jose Serrano y Esteban, estos dos últimos fichados de Santomera, que eran de último año, se complementaban con los de primer año, Javier García “Montaña”, Alejandro Tortosa, Jorge Palomares, Salvi Vivancos, y el pívot más grande que teníamos en categorías inferiores, Antonio Bas, que dejó el baloncesto tras esa temporada por culpa de una enfermedad. Jose F. Bosque, que había entrenado en Maristas, me ayudaba en este equipo y en la coordinación de la cantera. Antonio Gómez Moret llevaba el equipo cadete. Jugamos el sector del Campeonato de España en León coincidiendo con el 5º partido del play off frente al Forum y una prórroga frente al Unicaja nos privó de clasificarnos para la fase final del campeonato de España.
Una gran temporada sin duda alguna. Hoy me enorgullezco que de ese grupo de jugadores que entrené algunos están jugando todavía a un excelente nivel en liga EBA, como son los casos de Javier García Melgarejo(en la foto de la izquierda) y Jose Serrano (en la foto de la derecha), alguno, como el caso de Carlos Peñafiel, jugó en LEB y nos ayudó a conseguir el 2º ascenso y además hoy todavía juega en 1ª Nacional haciéndolo compatible con su trabajo, otros dejaron de jugar como Salva Costa, un excelente base, y Vicente Moreno, un ala pívot muy duro y con buen tiro, pero llegaron a jugaron a un gran nivel en EBA con el Balneario de Archena y El Ejido, respectivamente.

3 comentarios:

MANAGGER dijo...

El equipo junior de esa temporada fue maravilloso , la pena es que ningun jugador pudiera demostrar su valia en el equipo de ACB , pues habian vario que hubieran jugado sin ningún problema.

Disfrutamos mucho con el nivel de juego,tanto fisico como técnico con este grupo de jugadores .

Personalmente como entrenador ayudante,aprendimos bastante de Felipe Coello y nos merecimos ir al campeonato de España y seguro que hubieramos hecho un gran campeonato.

olvidado dijo...

He encontrado este blog casualmente al introducir mi nombre en google y lo cierto es que me ha sorprendido. Vivi algunas de las epocas de las que se habla y me ha traido algunos recuerdos, no todos buenos por supuesto.

El caso es que me he sentido olvidado, pensaba que se me tenia mas estima, no se lo que haria.

Felipe Coello dijo...

Estimado "Olvidado" siento mucho que sea así. Está claro que si escribes tu nombre en el google y has encontrado este enlace es que al menos te he citado.
Esto, que en su día empezó como un ejercicio de memoria, los que hemos cumplido los 50 empezamos a estar en apuros, no deja de ser simplemente eso, un ejercicio de memoria.
Como en tu caso, a algunos les traerá malos y buenos recuerdos.
Si quieres me pones un email (felipecoello25@hotmail.com) y tratamos de subsanar mi olvido, que estoy seguro que también ha pasado con otras personas, que han sido jugadores, entrenadores, directivos, árbitros, periodistas, etc. Seguro que me traerá recuerdos y recordar es muy importante para intentar no cometer los mismos errores.
Un cordial saludo.