lunes, mayo 09, 2011

PARTIDOS Y DEBATE ABIERTO

Los partidos del fin de semana no empezaron nada bien para los aficionados que nos gusta el baloncesto español y el éxito de los nuestros. El Real Madrid mostró su peor cara en Barcelona, esa que hemos visto muchas veces esta temporada, y el Maccabi demostró estar mucho mejor preparado que los blancos para jugar una semifinal de este calibre. Tal y como advertí en la previa de esta fase final europea, el Madrid dependía mucho de la aportación de los hombres que tenían que salir desde el banquillo y ésta, simplemente, no existió. Ni mi paisano Sergio Rodríguez en la dirección, ni ninguno de sus compañeros que tuvieron esa responsabilidad supieron entender lo que se jugaban y el valor de sus acciones. Los americanos Tucker y Fischer demostraron lo poco fiable que es su juego y entre ambos sumaron 5 puntos anotados y -3 de valoración, penosa actuación para dos jugadores tan importantes. Mirotic demostró lo verde que está para estos compromisos y Velickovic, Vidal y Begic ni siquiera salieron a la pista. El escolta americano Chuck Eidson enseñó el camino a sus compañeros más importantes, Pargo y Schortsanitis, que habían puesto al Maccabi por delante al descanso de forma muy justa, 32 a 29, tras el intermedio el equipo de David Blatt, que también ganó por goleada la batalla entre los entrenadores, puso tierra por medio aprovechando la inspiración de Eidson y los puntos de Guy Pnini. El resultado final, 82 a 63, deja muy claro las diferencias entre unos y otros en un partido de este nivel. Derrota sin paliativos y con la peor cara posible del equipo blanco
.
La final de ayer domingo entre el Maccabi y el Panathinaikos ha puesto en el pedestal del mejor entrenador de Europa al serbio Zeljko Obradovic que ha sumado con los griegos su 8º título europeo de clubes, un récord sin precedente. Sus declaraciones tras el partido son un ejemplo para muchos que van "inventando" este juego en cada partido, "No hay ninguna receta. Hay que ir al gimnasio cada día y mejorar". Diamantidis, Drew Nicholas y Mike Batiste, contaron con la especial ayuda de Romain Sato para ser superiores al Maccabi controlando el juego interior de Schortsanitis, olvidado por su entrenador en la recta final, y los puntos desde el exterior de Pargo y Pnini, luego con el partido decidido Eliyahu, Blu y Eidson arreglaron sus números en una tarde mediocre. Perfecta lectura de los griegos en la triangulación posterior al bloqueo directo central y su continuación, buscando el pase interior a Batiste o los tiros exteriores de sus jugadores perimetrales. El 70 a 78 para los griegos, no debe haber crisis para todos esos que viajaron desde Atenas para estar cerca de su equipo, pudo ser más amplio por el acierto del Panathinaikos pero el Maccabi no se rindió en ningún momento y luchó hasta el último segundo.
El partido para el tercer y cuarto puesto, increíble que todavía se juegue, lo ganaron los italianos del Montepaschi, 80 a 62, ante un Madrid que volvió a dar una lamentable imagen.

De nuestras cosas más locales y aprovechando que ya tenemos los equipos cadetes clasificados para la final a cuatro de la categoría me gustaría dar mi opinión de como veo a día de hoy el trabajo de unos y otros a nivel de cantera. El triunfo del Molina Basket en juniors masculino ha hecho abrir del debate sobre quien o quienes trabajan mejor con unos u otros en este momento. En cadetes masculinos, el Murcia 95, que ganó con autoridad al AD Infante, ya tiene compañeros de viaje para la final a cuatro de la categoría que según parece se jugará, igual que la femenina, en Caravaca de la Cruz. Maristas refrendó su victoria en Cartagena y volvió a ganar al Cartagena 95, 77 a 62, dejando claro las diferencias entre unos y otros pues les ha ganado los cuatro partidos que han jugado esta temporada, dos de liga y dos de cuartos de final. Fernando Hurtado, Mariano Espín, Alberto Ballesta y el resto de sus compañeros volvieron a ganar a un Cartagena 95 que ha pasado, en dos años, de subcampeón regional en infantiles a quedarse fuera de la final a cuatro cadete.
Los otros dos equipos remontaron sus derrotas del primer partido y el CB Capuchinos de Juan Rubio y Antonio Almagro, del 95, junto a Rodrigo Escolano, Carlos Rodríguez, Adraz Hergueta, Jorge Vacas y muchos más jugadores del 96 pasaron por encima del EB Cieza, 101 a 58, superando el 63 a 60 de la ida en Cieza. Excelente trabajo de Israel Alvaro con su equipo que terminó 2º en la liga regular, tras el Murcia 95, y lo ha clasificado para una fase final cadete con muchos jugadores de primer año cuando dos años atrás, siendo infantiles, no consiguieron estar entre los cuatro primeros.
El otro equipo que remontó la derrota del primer partido, 66 a 61, fue el Canow Caravaca que superó esos 5 puntos para ganar de 8 en Caravaca, 67 a 59, al Murcia 96 y asegurar su presencia en esa fase final que parece que jugarán en casa. Javi Sáez, un jovencísimo entrenador, ha hecho una temporada espectacular con un equipo muy justito de efectivos, nunca ha tenido más de ocho jugadores, que se han apoyado muy bien en el juego de Carlos Sáez, Sergio Pozo y sus compañeros David, Iván y Edu. El Murcia 96, que terminó 5º clasificado, justo detrás del Caravaca y con dos derrotas más que los caravaqueños superó con dificultades al cadete de Archena en el cruce anterior, ha tenido sus opciones en este cruce pero el factor campo ganado en la liga regular ha decidido este cruce.
En femeninos los resultados han confirmado las expectativas y Jesuitinas, los líderes imbatidos de la liga regular, superaron al RD Yecla, el AD Infante ganó con claridad al Molina Basket, de la misma manera que el CB Cartagena y el Jairis de Alcantarilla sobre los equipos B del Infante y del Jesuitinas. Jesuitinas se verá las caras con Infante en una semifinal y el Cartagena tendrá al Jairis de Alcantarilla como rival.
Sobre las opiniones encontradas de quien trabaja mejor o quien trabaja más en estos momentos creo, y está claro que es simplemente mi punto de vista, que no se puede decir que club hace mejor el trabajo en la formación. Molina Basket, por ejemplo, ha aprovechado muy bien esa quinta del 93 con alguna incorporación del 94 para ganar un campeonato junior que desde la temporada 2005/2006 en que ganó el CB Capuchinos no se le escapaba al CB Murcia. Seguramente el equipo de Molina no era el mejor pero demostró en la cancha que su trabajo en partidos y entrenamientos tenía un fin muy determinado, ganar el campeonato junior gracias a tener una mejor concepción del juego y de sus armas para desarrollarlo, creo que en eso no hay ninguna discusión. Por este caso tan particular no se debe generalizar pues Molina Basket no ha estado en la final junior femenina, aunque tenía equipo en esa categoría, y ahora tampoco tendrá ninguno en las dos finales cadetes. Su trabajo con el equipo junior masculino ha sido excelente pero no por ello trabajan mejor que los demás. En la final junior femenina estuvo el CB Capuchinos, campeón, y el CB Cartagena, segundo clasificado, por lo que ambos clubes ya empiezan a sumar equipos en fases finales.
Ahora llegan los cadetes y el CB Murcia suma su segunda presencia con el Murcia 95, el Capuchinos también su con el cadete masculino, el CB Cartagena con su cadete femenino suma su tercera aparición sumando los dos equipos juniors, mientras que Maristas y Canow Caravaca, en masculinos, y Jesuitinas, Infante y Jairis, en femeninos, suman su primera aparición en estas finales a cuatro autonómicas. Si nos atenemos a los fríos números el club que mejor está trabajando a nivel de cantera sería el CB Cartagena, pues a esas tres presencias habrá que sumar dos más con los infantiles masculinos y femeninos, solo fallando con los cadetes masculinos que como he contado antes, ha pasado de subcampeón regional en infantiles con la generación del 95 ha desaparecer de los cuatro primeros.
Pero esto no es exactamente así, está claro que en Cartagena, con cinco presencias de seis posibles, están trabajando de forma muy seria en casi todas sus categorías pero tendrán que esperar a que una generación, seguramente la infantil femenina, les de un título para consolidar ese trabajo con un título autonómico. En la capital el CB Capuchinos a las dos anteriores sumará, seguramente, una más en infantiles masculinos y su pelea por un 2º título regional, el primero lo tienen con el junior femenino, seguramente se la tendrá que jugar con el CB Murcia en infantiles y cadetes masculinos, siendo, a priori, bastante difícil para los colegiales. Al CB Murcia le quedan dos opciones de título muy serias, el cadete del 95 y el infantil del 97, pero después de los ocurrido en juniors sus rivales directos en estas categorías también pueden pensar que a un partido y haciendo las cosas muy bien también tienen sus opciones, ya perdieron la infantil con la generación del 94 por ejemplo frente a Archena.
Las generaciones de jugadores o jugadoras con grupos definidos desde muy pequeños suelen ser uno de los aspectos que generan más posibilidades de conseguir buenos resultados a la larga en categorías inferiores, los "fichajes" que vienen de fuera o los que vuelven a casa después de migraciones temporales no siempre resultan ser refuerzos que les hagan mejorar, en algunos casos hasta son negativos para el desarrollo de esa generación en cuestión, y de eso hay algún ejemplo claro y evidente. La figura del entrenador o de los entrenadores en estos casos, suele ser fundamental en el control del grupo, pues si este o estos no son lo suficiente expertos el equipo termina fuera de control, y en estas edades esto se refleja de forma más que evidente en la cancha.
Creo que en líneas generales el trabajo es bueno, en juniors masculinos y femeninos ha existido competición hasta el último partido, en cadetes masculinos hasta seis equipos, incluyendo al Murcia 96 y al EB Cieza, han tenido oportunidad para estar en esa final a cuatro. En cadetes femeninos la lucha parece bastante abierta entre los cuatro clasificados aunque está claro que Jesuitinas, imbatidas hasta ahora, parecen las favoritas. Y en infantiles, tanto en masculinos como en femeninos, que están por venir, se presentan con más de cuatro equipos aspirantes a estar en esas finales, eso dice mucho del trabajo serio de unos y otros. Que un club reuna en alguno de sus equipos a los teóricos mejores jugadores de cada liga no es bueno, pero tampoco resulta suficiente para conseguir esos títulos, pues no siempre los elegidos son los idóneos y siempre saldrá algún equipo que intente compensar esa teórica diferencia de plantilla con trabajo y sacrificio, y eso está demostrado hace muy poco.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Gran fin de semana en el que hemos podido ver buen baloncesto con esta grandísima Final Four. Muy grande el Panathinaikos y su entrenador Zeljko Obradovic; una lástima que el Real Madrid no haya podido llegar más lejos.

Por cierto, me ha gustado mucho su blog. Como se nota que es usted un gran maestro en esto del baloncesto. Sigo este blog de vez en cuand, y la verdad, da gusto ver como escribe en sus posts.
Yo también soy un gran aficionado al baloncesto y tengo un blog personal. Mucha gente me dice que está bien, le animo a que se pase y le eche un vistazo. Decidí hace 3 años crearlo y hasta ahora he seguido con él. Espero que le guste.

http://muchosobrebaloncesto.blogspot.com/

Un saludo y le sigo animando a escribir en su blog sobre este maravilloso deporte.

Juanjo Aznar dijo...

LA actuación del Madrid en la f4 ha sido una decepción grandísima. Ha dejado en entredicho que la ACB sea la mejor liga de Europa, al menos cuando nos medimos en la máxima liga continental.
Respecto a las finales de las categorías cadete e infantil se prevén muy igualadas, a excepción de la infantil femenina que muy mal se les debe dar a las chicas de Eugenio (Cartagena) para no ser campeonas con solvencia.
Este año veo dos buenas noticias para el baloncesto regional: que el abanico de equipos aspirantes a ganar las diversas categorías de base se sigue ampliando y la vuelta a la "elite" de los equipos del CB Cartagena. Un saludo a todos.