domingo, noviembre 16, 2008

INTUICIÓN, OJO CLÍNICO...

Según la Wikipedia, en psicología y las ciencias cognitivas, se le llama intuición al conocimiento que no sigue un camino racional para su construcción y formulación, y por lo tanto no puede explicarse o, incluso, verbalizarse.
El individuo puede relacionar ese conocimiento o información con experiencias previas, pero por lo general es incapaz de explicar por qué llega a una determinada conclusión. Las intuiciones suelen presentarse más frecuentemente como reacciones emotivas repentinas a determinados sucesos o sensaciones que como pensamientos abstractos elaborados.
La intuición puede ser considerada como una manifestación del instinto en los seres humanos.
Intuitivo: Es el conocimiento que no sigue un camino racional para la construccion y formulacion del conocimiento, el cual el educando relaciona con sus experiencias previas.
En la profesión médica, el ojo clínico puede definirse como el don que poseen algunos médicos para realizar diagnósticos rápidos y certeros.
Este término, antaño popular, ha caído en desuso y en la actualidad se utiliza con mayor frecuencia en ambientes no médicos, para resaltar la habilidad de anticipar acontecimientos o de calibrar a simple vista aspectos ocultos de la naturaleza humana.
Y ustedes se preguntarán de que coño quiere hablar este tio con esta introducción. Pues yo tampoco lo tengo claro.
Cada día que pasa la experiencia que acumulamos nos debería hacer algo más intuitivos y, en algunos casos, tener cierto ojo clínico para las situaciones personales y profesionales que se nos presentan.

En el día a día tenemos que decidir entre múltiples opciones que se nos presentan por pura intuición, corazonada o en el mejor de los casos haciendo valer ese ojo clínico del que hemos hablado. Cuando la decisión solo atañen a situaciones personales y no conllevan daños colaterales a terceros, uno se puede equivocar con más tranquilidad y suele ser una ayuda para no equivocarse, en cambio cuando tomas ese camino con la preocupación de poder afectar a terceros, ese riesgo suele hacer que se cometan más errores de los normales.

Esta reflexión la hago desde la perspectiva de entrenador, y a la vez seleccionador, de unos chicos que aspiran a jugar en la selección autonómica de Murcia. Es muy complicado dejar fuera a chavales que con esta edad su ilusión está muy por encima de la realidad de su juego, muchas veces, o de su posibilidades en el futuro. Hace unas semanas cuando empezamos este trabajo traté de animarlos, a todos ellos, sobre lo que significaban estas selecciones y el que no se desanimaran en caso de no ser convocados a futuros entrenamientos. Aunque lo digas por la activa y por la pasiva es difícil que estos chavales, con la edad que tienen lo asimilen correctamente.
Para terminar con esto decir que la objetividad y independencia son los compañeros en este viaje, que para algunos no será suficiente, lo se, pero son las únicas armas que tenemos para intentar hacer las cosas correctamente.
El sábado por la tarde y aprovechando la jornada electoral en la FBRM nueva jornada de entrenamientos con los infantiles. Hemos aprovechado para iniciar el trabajo con los nacidos en 1996, queremos adelantar trabajo de cara a la próxima temporada, independientemente de quien o quienes sean los responsables de este grupo.

Disfruto mucho trabajando con mis compañeros de selección, son mucho más jóvenes que yo, pues les encanta su trabajo y tienen muchas ganas de compartir su baloncesto. Salvo situaciones puntuales, tiene que haber de todo, suelo tener buen ojo clínico para elegir, en este caso creo que me eligieron ellos a mi, a mis colaboradores como entrenador de baloncesto.

Hoy domingo viendo en la tele el partido entre Granada y el Murcia, el equipo de Trifón Poch repitió muchas veces y con mucho acierto una situación que ya hemos comentado muchas veces. Hablamos de ella con “mi” Balneario y Brett Beeson, luego a la Selección Española con Rudy y Juan Carlos Navarro.
Hoy Jimmy Hunter en este movimiento ha dado una lección de intuición sobre la opción defensiva del 2x1 que le pretendía hacer el defensor de su bloqueador.
En repetidas ocasiones sacaron el máximo provecho de esta situación, rompía cada vez el 2x1 penetrando por el centro y atrayendo la defensa del hombre grande de abajo, el que lo había bloqueado que cambiaba o no de lado, y sacaron canastas fáciles de Borchardt o Maric bajo el aro, mates incluidos, o incluso algún triple del alero si a su defensor, pocas veces por cierto, se le ocurría hacer una segunda ayuda interior.

Termino esta entrada con algo de música muy diferente a todo lo he colgado otras veces. La canción es un clásico del rock sureño americano del grupo Lynyrd Skynyrd, hoy todavía tocando y sonando por ahí, Sweet Home Alabama, un himno para muchos a principio de los setenta. Esta versión no tiene que ver mucho con la de sus creadores pero, además de ser interesante, me gusta este estilo desenfrenado del grupo finlandés Leningrad Cowboys.
Están acompañados en este concierto por el Coro del Ejercito Rojo ruso y suenan muy diferentes a la versión original de los Lynyrd Skynyrd.

1 comentario:

ERNESTO dijo...

No te tenía en mis enlaces...ya estás añadido,intuitivo!!!!!!