lunes, septiembre 29, 2008

EL SENTIDO DEL HUMOR Y OTROS ATAQUES INOFENSIVOS

Ayer domingo en esa tarde tediosa que suele ser utilizada para dormir una buena siesta, además de ver el nuevo triunfo de Fernando Alonso en Singapur, leí casi todo lo que me vino a mis manos, como de costumbre. En la contraportada del diario "El País" había una entrevista con Celestino Corbacho, Ministro de Trabajo e Inmigración, en la que se resaltaba una contestación un tanto "sui generis" a una pregunta un tanto dura.

La pregunta, en cuestión, decía textualmente, ¿No es que tenga mucho sentido del humor? y el Ministro que aunque se llame Corbacho de apellido no tiene nada que ver con José Corbacho, contestaba lo siguiente: El sentido del humor yo no lo practico, pero lo paso muy bien cuando alguien tiene la gran virtud de hacerme reír. Yo era un gran admirador de Eugenio.


Al leer la entrevista con detenimiento creo, sinceramente, que el Ministro si que tiene sentido de humor, aunque no sea demasiado activo practicándolo, entre otras cosas le gusta que le hagan cosquillas y eso es un paso importante para estimular otros sentidos, o por lo menos a mi me lo parece.

Esto viene a colación porque si no me tomo ciertas cosas con sentido del humor es fácil que la adrenalina se dispare y escriba o diga alguna cosa que no debiera, y eso que creo, que escribo casi todo lo que pasa por mi cabeza. Está claro que es muy difícil caerle bien a todo el mundo, pero tratar de llevarse bien con casi todos es mucho más sencillo, aunque alguno, en momentos puntuales busca una respuesta a sus plegarias en forma de herir tu susceptibilidad en los momentos menos adecuados, desgraciadamente la envidia es una sensación desagradable que ocasiona conductas desagradables para los demás.

Llevo muchos años en Murcia, he trabajado con gente con la que guardo una magnífico recuerdo en todos los sentidos y otras a las que cuando me cruzo por la calle, simplemente miro para otro lado, así es más fácil. Esto lo digo porque si alguno deja un comentario en mi blog sobre mi persona, tipo Antoñito o Gino por ejemplo, siempre hay alguno que sale diciendo por ahí alguna cosa con poco sentido común.
Está claro que me gustaría tener más tiempo para poder escribir más cosas de unos y otros, pero mi trabajo no me deja ese tiempo libre, ni mi cabeza, que la tengo bastante gorda por cierto, es capaz de aprovechar esos espacios de ocio para estar simplemente delante del ordenador escribiendo cada cosa que se me ocurra.

Por cierto la semana pasada fue un tanto rara, el martes por la noche estuve en Archena viendo al Balneario jugar un amistoso contra el Fundación Adepal de Alcázar de San Juan, equipo recién ascendido a la Leb Bronce, la idea de subir era para ver jugar un poco a Juanjo y de paso aprovechar para volver a saludar a dos fenomenales jugadores a los que tuve la suerte de entrenar en Murcia hace unos años, Rafa Monclova y Quique Bárcenas. Tengo que decir que para esta liga que conozco un poco, son dos excelentes refuerzos todavía y marcarán la diferencia en muchas jornadas.
Rafa nos ayudó en el último ascenso que viví como entrenador y luego, con un año más de contrato, decidí que no siguiera una temporada más. Está claro que aquella decisión no fue fácil de tomar y el tiempo además me demostró que cometí un error considerable. Pero bueno eso ya no tiene solución y además él ha sabido tomar las decisiones correctas para él y su familia, me alegro mucho porque le vayan bien las cosas, siempre ayudó al equipo y nunca oí un reproche desde su boca.
El caso de Quique es diferente, él se quedó en ACB y su trabajo incansable, jugando de tres o de cuatro, le hizo estar más tiempo en Murcia. Luego igual que Rafa se ha buscado sus habichuelas y no se le han caído los anillos para jugar en EBA y ayudar al ascenso al equipo de Alcázar de San Juan. Los dos me cuentan que son felices donde están y quieren aprovechar estos últimos cartuchos que les da este juego para disfrutar del baloncesto, se lo merecen y espero que les vaya muy bien.

Esta entrada la quiero terminar con sentido del humor para intentar que todos pongamos un poco de él en los momentos en que nos creemos el ombligo del mundo y completamente necesarios, somos lo que somos y pensar en más es perder el tiempo. El famoso Lucas Grijander puso voz a una de las mejores canciones del Elvis en sus inicios, en una de aquellas películas en las que hacía de galán, el tema en cuestión se llama Amatoma y hace unos años, cuando se cruzaba el Mississippi, lo podíamos ver en la Tele, ahora es lo más parecido a lo que pienso de alguno.


1 comentario:

ERNESTO dijo...

Independientemente de los errores que pudieras cometer...serian los mismos o de la misma clase que los que cometimos los jugadores a tu cargo,así que nada que objetar.Sólo faltaría.En otro tipo de errores,aquellos que provienen de opiniones sobre circunstancias,sobre Murcia,su baloncesto,la liga,etc...no son errores,sino opiniones.Asi que una vez más nada que objetar.Por otro lado tener un blog como éste,donde trabajas,recuerdas,escribes,compartes...es sano,recomendable y terapeutico.Un abrazo,Felipe!