martes, junio 16, 2009

La Culpa fue del Cha Cha Cha

Hace unos cuantos años, veinte para ser exactos, Gabinete Caligari grabó en Londres un album, un LP de los de antes, que se llamó Privado. En ese disco había canciones importantes y una de ellas era este, La culpa fue del Cha Cha Cha, un bombazo en aquella época y que ahora me viene a la memoria ante el problema suscitado en la venta del accionariado del CB Murcia.

Resulta que ahora si la culpa no fue del Cha Cha Cha, no se sabe muy bien de quien ha sido. Me imagino que casi todos sabréis por donde van los tiros o la deuda, para ser más exactos, del latín debita, esto último gracias al Padre Julián que me dió clase de latín hace unos añitos en los escolapios. La deuda, el déficit, la púa, el débito, el pasivo y un sinfín de sinónimos que se podrían otorgar a esa cantidad, indeterminada hasta el momento, que parece que se ha generado en el CB Murcia ésta última temporada.
Digo que no se sabe bien de cuanto es porqué se empezó con que era el famoso millón de euros que tenía que dar la empresa que no se quedó con la conseción del tranvia municipal, y de ahí ha ido subiendo como la espuma hasta casi 1.700.000€ que algunos se atreven a decir en estos momentos. La cosa no pinta bien en absoluto.

Como os comentaba anteriormente la empresa del tranvia fantasma, que por cierto te la sigues encontrando cada vez que abres la Web del club con enlace integrado arribita a la izquierda, parece que nunca se dió por aludido en esos compromisos contraidos con alguien, ahora no se sabe bien quien o quienes hicieron la gestión, y no ha pagado el millón de euros, ni siquiera ha llevado un sillón para que alguno se siente y se le pase el susto. A eso se le suma la nefasta gestión de los posibles, los que si que se han cobrado, y al kilito de marras, ya hay alguno que tras pasar por 1.200.000€ y 1.400.000€ ya se aventura a decir que sube hasta el 1.700.000€ que os comentaba antes. A mi no me extraña en absoluto que esté más cerca de esta última cantidad que del kilito mondo y lirondo.

Ahora, cuando todos daban por hecho el nuevo cambio, que unos se alegraban y otros empezaban a pensar donde colocarse con sus maletas y artificios de maletillas de plazas de tercera, ha saltado la liebre, o mejor dicho la inesperada púa. Y lo malo es que esta espina tiene difícil solución pues ahora los que están en la operación, es decir los que venden y los que quieren que se venda, se echan las culpas los unos a los otros. Mal camino lleva la perra, pues los terceros, es decir los que compran, ya han dicho que ellos compran limpio de polvo y paja, sin deudas y sin otras cosas, fácilmente presumibles, que ahora mismo están en el paquete. Esto aunque alguno, tipo periodista asimilado partidista y sectario, no lo quiera ver claro, está tan nítido como lo que se nos pega cuando nos tomamos un par de cervezas de más. Simple.

El alcalde de Murcia ya ha dejado claro y me parece muy bien que si hay déficit lo debe pagar el dueño de las acciones, eso lo ha dicho claro clarísimo, y además ha remarcado, que exactamente igual que cuando lo compraron hace cinco años. Que el ayuntamiento de la ciudad no se hará cargo de una "mala", llamemosla de esa forma, gestión de un club que ha sido controlado por sus actuales propietarios hasta el último momento. Solo hace falta ver quien ha hecho el papel, o mejor el papelito, de presidente y quien es el responsable de la gestión económica, uno que estaba despedido y en la calle con finiquito en la mano cuando ellos entraron, hace aproximadamente cinco años, y que ahora según cuentan ese finiquito, en el hipotético caso de tener que hacérselo, se multiplicaría casi por siete. Ahora hablamos de cifras con seis unidades.

Yo, desde fuera y en mi calidad de "abstemio" en este asunto, veo que una vez más entre todos lo mataron y el solito se morirá. Es una pena pero no veo muchas más alternativas. El "amo", en esto no soy muy objetivo por motivos evidentes, del club en estos momentos dice que el no paga nada, que él dejó el club a cero la temporada anterior y que si salió en esta fue de forma acordada con políticos regionales y municipales y que él, desde luego, no tiene ninguna responsabilidad. Los políticos municipales, los regionales todavía no se han expresado, dicen que nanay de la China, que si ellos han gestionado de pena, eso es evidente, ellos pagan.

Es difícil mantener un club en ACB sin ingresos atípicos y más cuando alguien, supongo que el "amo" de la sociedad anónima, es capaz de poner sueldos inimaginables a personas que son incapaces de gestionar otra cosa cosa que no sean sus negocios particulares, lucrativos por cierto, y encima usando el horario y las oficinas de un club que se ha mantenido gracias a los ingresos políticos, regionales y municipales, y a los patrocinadores que ellos mismos, políticos, han conseguido, tipo Ploder, Canal 7 Región de Murcia o la mismísima Cajamurcia.
Este tema es así y la responsabilidad de mantener a estos ineptos en esos puestos
de lujo es la misma a quien se le debe pedir responsabilidades en este asunto, entrar ahora en discusiones bizantinas es perder el tiempo.

Para finalizar con esta triste historia de la maté porque era mía, quiero daros mi opinión sobre este asunto. Creo que los responsables de pagar ese deficit generado en una sola temporada y que está más cerca de los dos millones de euros que de un millón simple y llano, básicamente si los actuales gestores se han gastado el patrocinio cobrado y pactado para las próximas temporadas de empresas murcianas como pueden ser el Canal 7 o Cajamurcia, como decía, los que tienen que pagar ese deficit deben ser los responsables que han puesto a esos indocumentados en esa posición. Y cuando digo "los" es porque supongo que no solo los "amos" del corralito tendrán la culpa de tal metedura de pata, creo que algun o algunos políticos también tienen parte en este turrón y supongo que si el turrón se comparte entre los responsables, se hace menos indigesto.


Como decía al principio os dejo con Gabinete Caligari y La culpa fue del Cha Cha Cha para terminar con esta historia de chapuzas y chapuceros, donde ahora nadie sabe quien o quienes tienen la responsabilidad.

No hay comentarios: