lunes, diciembre 26, 2005

LA PREHISTORIA (1)


Acabo de cumplir 49 años, un montón sin duda alguna, son más de 30 años entrenando a baloncesto con muchos ratos buenos, algunos regulares y también unos cuantos malos. Es la vida. Empecé a entrenar de manera fortuita, un verano en Santa Cruz de Tenerife con 18 años me dijeron de participar como monitor en un campus de verano que se hacía en un viejo pabellón enmarcado en un sitio muy raro, un mercado que luego sirvió de zona de bailes para los carnavales chicharreros. Al entonces presidente de la Federación Tinerfeña de baloncesto, Víctor Floreal Concepción, le debió gustar mi forma de trabajar pues me ofreció entrenar un equipo amparado por la propia federación y que iba a jugar en ese pabellón tan peculiar, el Palais Royal. Yo jugaba todavía, era muy malo pero me lo pasaba muy bien, el Juventud Laguna era el equipo donde tenía al lado buenísimos jugadores de aquella época en Tenerife, los hermanos Belalo y Tato Cabrera y Jechu Lecuona, yo en aquel equipo era de los últimos en contar pero me lo pasaba....Aquel primer equipo que entrené bajo el auspicio de la Federación se llamó CB Antillana, una marca de tabaco de las islas, y jugaban una banda de lo más interesante, mi hermano Carlos jugaba de base y junto a él, pues los jugadores que habíamos escogido en aquel campus "open" de ese verano, me acuerdo muy bien de Tony "El Boliche", sobrino del Presi y a pesar de su físico, gordito y bajito, un gran anotador, de Farfán, un escolta eléctrico, de un jugador muy joven que luego fue subcampeón de España con el Náutico de Tenerife, Elio Reyes y un montón de buenos chavales que en próximas incursiones me iré acordando.Fué una buena temporada pues el Caja Rural, uno de los clubes punteros en la Isla en ese tiempo, me dio la posibilidad de entrenar a su equipo juvenil la siguiente, me había sacado el título Regional con solo 19 añitos y tenía una ilusión tremenda por entrenar. José Carlos Hernández Rizo, uno de los mejores técnicos de Tenerife para el cual ya había jugado como juvenil en el CD Tenerife junto a Guigou, Meneses, Bernardo, Víctor, José Víctor Zurita..me dio la oportunidad de entrenar a un grupo excelente de jugadores nacidos en 1960 y 1961, José Carlos Cabrera, Eduardo García Ramos, Rubén Henríquez, Santi "El Negro", Coriolito, Jorge Henríquez y otros buenos jugadores como Ginés Coll, Ramón Hdez Francés (QEPD), Fermín... con los que arrebatamos el título de Campeón Regional a los jugadores nacidos en 1959 y entrenador por el Padre Montenegro, un escolapio que nos metió el veneno del basket en la sangre, que en paz descanse, uno de los entrenadores más carismáticos del baloncesto de Tenerife. Cuando la temporada terminaba José Carlos Hdez. Rizo volvió para hacerse cargo del equipo y yo aproveché para aprender un poco más. Fuimos a León a jugar el Campeonato de España con un equipo muy joven y al margen de ganar unos encuentros nos lo pasamos de miedo. La temporada siguiente se consumó el desembarco en el RC Náutico de buena parte de la gente que estaba en el Caja Rural y los que nos quedamos en el club hicimos un equipo competitivo y que además hizo un año fue muy bueno, todavía mantengo una estrecha relación con algún jugador mío de esa época, Juan Carlos Jerez era el mejor jugador de aquel equipo y hoy es uno de los mejores entrenadores de base en Tenerife, eso me llena de orgullo, junto al Quique Ibarra, Carlos Arrate, Tony "El Boli", Rodolfo Ríos, Gonzalo...Cuando acabó esa temporada como premio al trabajo la Caja Rural me becó el Curso Nacional de Entrenador y después de un Clínic importantísimo en el Puerto de la Cruz, era el primer Clinic Mundial de Entrenadores, donde participé como redactor de los apuntes de ese Clínic bajo la supervisión de Moncho Monsalve, viajé a Málaga donde junto a Pepe Clavijo, un canarión muy buena gente que también entrenó en la península (Real Madrid Juvenil y León en Primera B), me pasé unos días inolvidables donde coincidí con buenos entrenadores que hoy todavía siguen siendo importantes en el baloncesto español como Rafa Peiró, Arturo Montequi, Chema Buceta...y grandes profesores como Javier Añua, Moncho Monsalve, Pete Carrill (Princeton University)....Un gran curso sin ninguna duda.A la vuelta del curso y con el título nacional en el bolsillo el entonces RC Náutico de Tenerife, el club más importante de Canarias en esa época, me dio la oportunidad de entrenar a su equipo juvenil. Vaya equipazo. Juani Ponce, Jorge Henríquez, Coriolo Guimerá, José Luis Velasco, "Soquitas", Juan Carlos Recuenco, Elio Reyes, Carlos Aguilar, Marcos Tavío, José María Pérez Tavío, Juan Bethencourt(QEPD) y Ramón Merino. Subcampeones de España en La Coruña, después ganar en nuestro grupo al Real Madrid y perder la final con el FC Barcelona, una gran temporada donde solo caímos en ese partido de la final del Campeonato de España y en La Palma, frente al UB La Palma que entrenaba el desaparecido José Felipe Antón y donde jugaban los buenísimos Luis Martín Sa y el "Rana" Méndez.Tengo que decir como anécdota técnica que hicimos en esa temporada la zona 1-3-1 en medio campo colocando al base debajo de nuestra canasta y dirigiendo la defensa con grandes resultados.
La foto, es del equipo junior del RC Náutico, era el mismo con la única diferencia de Roberto Gutierrez Monje por José Socas, el resto eran los mismos del subcampeonato de España en La Coruña. En la fila de arriba están: Don Enrique Alfonso, era el Presidente de la sección y un gran amigo, José María Pérez Tavío, Marcos Tavío, Juanito Bethencourt, Ramón Merino, Juan Carlos Recuenco y Bite "Boa" Senante, era mi ayudante y los "huevos mole" que hacía su madre eran insuperables. En la fila de abajo de rodillas: Yo, el primero, con barba de la época, Juani Ponce, Coriolo Guimerá, Roberto Gutierrez Monje, "Banana" Velasco, Jorge Henríquez y "Bambaya" Aguilar. En León (en PREHISTORIA 2).

Cuando esté animado y tenga tiempo seguiré con esta historia

1 comentario:

José Manuel dijo...

Querido José Felipe:
Me encanta tu blog. Y me ha dado mucha alegría repasar estos comentarios, bajo el epígrafe "Prehistoria", que viví en tercera, segunda y primera línea.
Como ya sabía, porque tengo el placer y el orgullo de tu amistad, eres un fenómeno, ahora también un talento literario y periodístico.
Muchas felicidades... y muchas gracias por estos recuerdos.
Siempre tu amigo. Siempre tu admirador.
José Manuel Pitti